Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Kora, peña !!
Vie Mar 09, 2012 6:00 pm por T-rot

» Hola a todo el mundo
Miér Dic 21, 2011 2:41 am por Rakuray

» FAQ del foro (o preguntas mas comunes)
Vie Jul 08, 2011 10:51 pm por Gintoki

» Sistema de poder
Miér Jul 06, 2011 9:59 pm por Gintoki

» Registro de PBs.
Dom Jun 19, 2011 3:55 pm por Pein

» Ficha de pein
Dom Jun 19, 2011 3:46 pm por Pein

» En direccion a Syrup
Sáb Jun 18, 2011 5:05 pm por Roy Mustang

» Roy Mustang
Sáb Jun 18, 2011 2:21 pm por Roy Mustang

» Presenciando la caída del Rey
Lun Jun 13, 2011 5:33 pm por Kailyn F. Lawson

Compañeros
One Piece Story
One Piece Story


Bleach Final Judgement

kuroshitsuji Rol
Rol Kuroshitsuji


Cuentos de Noreth

Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Dom Mayo 15, 2011 3:09 pm

Era un día hermoso, las gaviotas volaban en el cielo azulado y la temperatura era espléndida, ni mucho calor ni mucho frío. Sieghart, un joven recluta de la marina había sido encargado de la inspección de una mercancía que recién había llegado al puerto, y aunque moría por dormir la orden era superior y no tenía las agallas de rechazarla como habría hecho con cualquier otra petición y aunque el día era perfecto para entrenar, o hacer algunos amigos el pelinegro aún pensaba en dormir.

El puerto del cuartel general de la Marina en el East Blue era inmenso, Barcos y cajas de mercancías por doquier, Marines corriendo de un lado a otro y un sinfín de cosas que molestaban a Sieghart, pues él prefería la calma, el recluta se dirigió a la taquilla de información para preguntar a donde debía dirigirse, pues no tenía ni idea.

- Disculpa, me han enviado a inspeccionar la mercancía del C-301... -

Inmediatamente el encargado interrumpió al pelinegro indicándole que tenía que dirigirse al tercer barco a su derecha, al parecer estaba muy ocupado con un papeleo, al parecer éste no era un día normal en los cuarteles de la Marina, algo debía estar pasando, pero Sieghart hizo caso omiso de ello y caminó a donde le habían indicado para encontrar tres cajas apiladas una encima de otra y cubiertas por una pequeña sábana blanca, la cual hizo a un lado y empezó a revisar el interior de las cajas. Todas estaban llena de artículos de oro puro, al parecer un tesoro confiscado a una banda pirata, pero en fin todo parecía estar en orden por lo que tomó su espada y la apoyó en el suelo para sostener la sábana y hacer una especie de tienda para echarse una siesta al aire libre, pues sus tareas estaban acabadas y no tenía más nada que hacer.

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Daphne el Dom Mayo 15, 2011 4:25 pm

Una joven de cabellos dorados hizo acto de presencia minutos después de que aquel joven se tirara a dormir una siesta en mitad del trabajo, una actitud bastante reprochable. Cruzada de brazos y vestida con un uniforme de recluta, esta carraspeó y pateó fuertemente a modo de empujón una de las cajas, provocando que esta cayera sobre la superficie de madera que separaba a los marines de la espumosa agua de mar. Esto causó que se formara un fuerte estruendo capaz de alertar a cualquier persona cercana al lugar, sobre todo al haragán que se hechó a dormir, y ocasionando el desparramar de un centenar de monedas de oro alrededor del lugar, debido al rompimiento de aquella caja que las contenía. - ¡Oye! ¡Imbécil! -. Gritó de mala gana, aquella hermosa mujer de voluptuosas características. - ¡Esta no es hora de dormir la siesta! ¡Levantante en este mismo momento! -. Exclamó, lanzando una patada a la boca del estomago de aquel recluta, suficientemente fuerte como para despertarlo y suficientemente débil para no causarle daño interior alguno.

Apodada como la "Sirena dorada", aquella joven era Daphne D. Hillidain, una recluta de la marina que tenía como orden hacer guardia en el puerto general de la marina. Su tan bello y jovial aspecto era envidiable por muchas mujeres, más incluso sus curvas endiabladas, con las cuales provocaba una fuerte dosis de sensaciones en los sujetos del sexo masculino. Lamentablemente para sus admiradores, aquella joven también tenía atracción por el sexo femenino, por lo cual jamás se daría nada con aquellos indeseables seres, que querían el cuerpo de la joven para quien sabe que cosas... Daphne, esperaba la respuesta del dormilón, mientras que algún que otro marinero se pasaba a mirar la retaguardia de tan atractiva recluta.
avatar
Daphne
Recluta

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Dom Mayo 15, 2011 6:01 pm

Un fuerte ruido despertó al vago y flojo recluta que se encontraba dormido bajo un techo improvisado hecho con una simple sábana, miró en todas direcciones con sus ojos aún entrecerrados pero se detuvo al ver un par de piernas paradas frente a él, y antes de que pudiera observar mejor a su acompañante éste le propinó una patada en el estómago, la cual recibió desprevenido haciendo que rodara hacia atrás y destrozara su pequeña tienda, cayendo la sábana sobre él. Asustado, el joven se levantó rápidamente y se quitó la blanca tela de encima, lanzándola a un lado, ero al observar que quien se encontraba frente a él no era más que una recluta bajó el tono de la situación, se calmó y trató de zafarse de un problema venidero.

- Disculpa si te hice creer que holgazaneaba, pero la verdad me encomendaron vigilar esta mercancía y pues como no pasaba nada y estaba cansado decidí cerrar los ojos un rato. -

Soltó una pequeña sonrisa despreocupada, como señal de que mentía, pues solo se le ordenó comprobar que la mercancía estuviese bien. Se dio media vuelta para recoger su espada y colocándola en su vaina se presentó ante la rubia. - Soy Sieghart, un recluta, un placer. - Colocó su mano en el aire esperando que ella estrechara su mano en símbolo de amistad, pues nunca estaba de mas hacerse nuevos compañeros y mas si era muy probable que defendieran ciudades juntos. - Ahora me va a tocar recoger aquellas monedas, pero no hay problema, solo cumplías tu deber. - De nuevo sonrió y señaló la caja rota, y el desorden que la Rubia había provocado.

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Daphne el Dom Mayo 15, 2011 7:04 pm

Aparentemente Daphne no solo estaba parada frente a un vago, sino que también frente a un mentiroso que intentaba zafarse del castigo por dormir en horas de trabajo... ¿Acaso aquel joven creyó que ella era una tonta y podría convencerla de que simplemente se quedó dormido? Dios quiera que no, dios quiera por el bien de aquel recluta. - Claro que cumplo con mi trabajo... ¿A caso crees que soy tonta para creerte que simplemente te quedaste dormido? Sería muy tonta si creyera que te dormiste, pues solamente sería creíble si el hada madrina te hizo una tienda de campaña para que los mosquitos no te picaran el perezoso culo que tienes ahí... -. Planteó ahora enojada, apretando sus puños y tronando los huesos de sus manos, casi largando vapor por las orejas de tal rabia que tenía en su interior. Daphne detestaba que creyeran que era una niña tonta, más incluso por ser una mujer o adolescente.

Sin embargo, por mucha rabia que tuviera, la joven sabía contenerse y no atacaría a aquel recluta como lo haría con un criminal, al menos no por ahora, ya que el joven tenía oportunidad de salvar la situación. - El mundo repleto de criminales y tu de vago ahí... Deberías avergonzarte y pedirle perdón a tus superiores. -. Afirmó la rubia, quien con el ceño fruncido y aún cruzada de brazos refunfuñaba en exceso, cansada de ver hombre inútiles en el cuerpo de la marina, y queriendo que haya más mujeres para mostrar al mundo que las mujeres sirven de mucho. - Te ayudaré... -. Masculló mientras se acercaba caminando a donde estaba el desorden, y comenzaba a levantar berrie por berrie. Aún estaba muy estaba muy enojada.
avatar
Daphne
Recluta

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Dom Mayo 15, 2011 8:01 pm

La mentira del recluta no había funcionado, no estaba frente a una tonta y eso le agradaba pues la mayoría de los reclutas solían ser unos buenos para nada, la actitud de la rubia había hecho que ésta se ganase el respeto de Sieghart, por lo que decidió decirle la verdad. - Mis disculpas por haberte mentido, la verdad creí que eras una de esos inútiles reclutas... No porque seas mujer, no, sino porque la mayoría suelen ser unos inútiles. - Añadió lo último luego de unos segundos de silencio para evitarse más problemas con la chica, quien se veía muy enojada.

En vista de que no había tomado su saludo decidió retirar su mano y colocarla en su bolsillo mientras tomaba la sábana para dirigirse a donde estaba la chica recogiendo las monedas, y colocando el trozo de tela en el suelo soltó unas palabras. - Pues mi opinión es muy directa en cuanto a lo que acabas de mencionar, tienes razón, el mundo está repleto de criminales, pero ni que haga toda la guardia que pueda hacer, ni que entrene todo lo que quiera me sacarán de aquí hasta que no sea oficial por lo menos, y dudo que uno de ellos me llame pues suelen tener sus tripulaciones conformadas ya. - Hizo una pausa para ayudar a su compañera a recoger las monedas, pero en vez de lanzarlas a la caja las iba colocando en la sábana, pues era muy probable que la caja se rompiese por lo debilitada que estaba y las monedas volverían a esparcirse por el suelo. - Coloca las monedas aquí, para que no se caigan si la caja volviera a romperse. -

Tras un silencio de su parte el joven volvió a disculparse, no por estar avergonzado ni mucho menos, pues de poder volvería a quedarse dormido, sino porque la chica se había ganado su respeto y no quería que ésta se fuese con una mala impresión de él, como la que la mayoría de los Marines que lo conocían tenía.

- Si te hice enojar me disculpo, y se que lo hice, pues se nota en tu rostro... la verdad no fue mi intención y mucho menos sabiendo que eras una recluta que de verdad cumple con su trabajo por gusto y no por simpatizar con los superiores, o al menos puedo intuir eso. No es que sea yo uno de esos reclutas buenos para nada, sino que quiero saber que si asciendo sea por mis méritos y no por haber limpiado todos los baños del tercer piso. -

Esbozó una amistosa sonrisa esperando que la rabia de la rubia hubiese cesado y que pudiesen charlar con más tranquilidad.


Última edición por Sieghart el Dom Mayo 15, 2011 8:57 pm, editado 1 vez

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Daphne el Dom Mayo 15, 2011 8:39 pm

Aún ofuscada, Daphne escuchó las palabras del reclutan sin mirarle, manteniendo el ceño fruncido y dejando las monedas en aquella sábana que el joven le acercó. Poco a poco su enojo fue deteriorándose, el joven logró convencerla de que realmente estaba arrepentido y eso era suficiente para ella, aunque aún tenía cierta sospecha de aquel sujeto… tal vez este decía lo que ella quería escuchar para acercarse más amistosamente a su persona, algo que curiosamente muchos hombres intentaban y motivo por el cual terminaban incrustados en grandes murales de roca. No obstante, a pesar de la desconfianza, Daphne se relajó y mantuvo aquella idea en su mente aunque lejos de intentar desenmascarar a aquel sujeto. - Estas disculpado, pero que no se vuelva a repetir… Al menos no frente a mí o dando evidencia para que yo me entere. -. Dijo de forma calmada, aunque con un tono bastante molesto.

Mientras terminaba de juntar las monedas regadas por el suelo, Daphne levantó su vista y vio la espada de aquel joven, cosa que le llamó la atención. - Veo que eres un espadachín… ¿Qué tan bueno te consideras? -. Preguntó. Daphne buscaba buenos espadachines en el cuerpo de la marina, para entrenar y mejorar su arte, para luego aplicar lo aprendido contra los criminales a los cuales tenga que arrestar por ordenes dadas o por el simple deber de proteger civiles. La joven apoyó las manos en su cintura e inclinó el cuello hacia la derecha, observando al recluta con sus orbes azules.
avatar
Daphne
Recluta

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Dom Mayo 15, 2011 9:16 pm

Se contentó al ver que la rubia se había calmado, y luego de terminar de haber recogido todas las monedas y hacer un nudo en la sábana para evitar que se saliesen las monedas se levantó, y con una actitud algo despreocupada soltó unas palabras. - Vale, lo prometo. - Palabras que seguro quedarían en el viento pues solo lo había dicho para no volver a hacer enojar a la recluta, la cual era espadachina también, notando esto cuando ella preguntó sobre que tan bueno se consideraba, pregunta para la cual no había respuesta pues él era espadachín por afición y no por seguir una disciplina.

- La verdad esa pregunta no puedo responderla, y no porque no quiera sino porque no practico un estilo predeterminado, la mayoría de mis ataques son improvisados basados en la situación en la que me encuentre. Prefiero luchar como me sienta cómodo así los maestros espadachines digan que mi técnica apesta, que no tengo gracia, etc. -

Tomó el saco de berries y lo colocó en la caja, la cual luego cuidadosamente colocó sobre las demás y miró a la rubia, tenía curiosidad por saber que tan buena era luchando, por lo que le lanzó una oferta. - Aunque si quieres, puedes averiguarlo tu misma en un combate de entrenamiento. - Pero después de decirlo se dio cuenta que lucharía con una mujer, y no le gustaba la idea tener la posibilidad de herirla, pues aún siendo holgazán y vago, seguía siendo un caballero. Para su mala suerte ya no podía echarse para atrás, había ofrecido un combate y si ella aceptaba no podría negárselo luego.

- Por cierto... ¿tienes idea de lo que sucede? Hoy los Marines están más activos de lo normal, o al menos eso me parece. -

Preguntó pues tenía necesidad de saber que sucedía.

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Daphne el Dom Mayo 15, 2011 9:32 pm

Escuchando atentamente las palabras de quien se presentó como Sieghart, Daphne asintió con la cabeza pues su respuesta fue humilde y ciertamente apreciable, algo muy bien visto en un espadachín y mucho más en un guerrero. En otra instancia, curiosidad surgió en Daphne cuando aquel recluta le ofreció un combate de entrenamiento, algo que la llenó de alegría en cierto modo, pero que no expresó facialmente, sino con un brote de energía que utilizaría en mitad del combate que se estaba por venir. - Jamás pensé en luchar aquí, pero acepto tu oferta… Entrenemos ahora mismo, pues mi turno ha finalizado. -. Mencionó al ver el reloj en la altura de una gran columna de madera que era soporte de aquel muelle. - Al parecer nos han puesto a trabajar más que nunca por motivos desconocidos, debe haber una interna muy grande que solo los altos cargos conocen. Nosotros somos simples armas de momento, no tenemos acceso a la información más importante que circula hoy por hoy. -. Afirmó con gran eficiencia, dando la nota de que aquella situación había sido analizada previamente en su cabeza.

Sin olvidar en ningún instante que aquel sujeto le había ofrecido un combate de entrenamiento, Daphne tomó con la diestra la funda de su arma, y sosteniendo firmemente el mango de la misma con su siniestra, la desenvainó con delicadeza y guiñó uno de sus ojos al recluta, dándole una señal de que hiciera lo mismo porque quería luchar allí mismo. - Por cierto, mi nombre es Daphne D. Hillidain… También soy una recluta de la marina. -. Afirmó. Ella dio la espalda a Sieghart y dio varios pasos para alejarse de él, y segundos más tarde, volvió a girarse para verle de frente y apuntarle con su espada oriental, lista para comenzar a combatir. Por el lado de Daphne, ella tendría cuidado de no dañar nada, excepto a su adversario de entrenamiento, al menos un poco para ver de que estaba hecho su compañero de profesión.
avatar
Daphne
Recluta

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Dom Mayo 15, 2011 11:11 pm

Al ver que la chica había aceptado la propuesta de combate el recluta tomó su curiosa espada y la desenvainó, la verdad no sabía como iba a hacer pues sus movimientos solían ser poderosos tajos para acabar el combate rápidamente y no quería lastimar a la rubia, aunque si ésta era una espadachina pues sabría defenderse, un dilema en realidad.

- Un placer Daphne, ahora, te concedo el primer movimiento, como cortesía. -

Dijo mientras hacía lo mismo que su compañera, y ahora rival, dio media vuelta y caminó un poco para hacer espacio y poder combatir más a gusto, tomó la espada con ambas manos haciendo saber que estaba listo y luego de colocarla frente a su cuerpo volvió a dirigirse a la rubia.

- Cuando desees, Daphne, por cierto, portas una hermosa espada. -

[Off: Disculpa el post tan feo, pero mis habilidades decrecen a medida que se hace más tarde xD]

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Daphne el Dom Mayo 15, 2011 11:25 pm

La joven hizo una mueca que denotaba molestia ante las palabras de Sieghart... ¿Acaso aquel sujeto tenía cortesía con ella por ser mujer? ¿Por ser inferior a un hombre tenía cortesía con ella? Su forma de ser le hacía rabiar por dentro, el machismo la irritaba en gran medida pero al estar a punto de combatir, ella sabría castigar a quienes pensaran que la mujer era un ser inferior. - En una batalla no hay cortesías... -. Dijo con indiferencia, extendiendo su sinietras hacia la izquierda y lanzándose hacia su ahora rival, desanudando en mitad del camino aquel cordón que sostenía la funda de su espada, elemento que tomó con la diestra para ser utilizado en su ofensiva y acercándose a gran velocidad hacia su rival.

Zigzagueando cual serpiente, tres pasos y un envión. Esos fueron los movimientos que la acercaron al joven, para luego trazar un corte horizontal de izquierda a derecha con su espada, ataque dirigido totalmente como distracción, ya que iba de lleno a la espada de aquel recluta, buscando el impacto y desviamiento de aquella arma blanca, aunque sería algo complicado si aquel sujeto estaba atento. De momento, la vaina de la katana era firmemente sostenida con la diestra, pero estaba a punto de ser empleada en mitad del ataque. - No solo es hermosa, sino que también peligrosa... -. Murmuró la rubia, haciendo una mueca en cierto modo soberbia con su rostro.
avatar
Daphne
Recluta

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 15/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Mar Mayo 17, 2011 6:43 am

- Pero no es una batalla, es un entrena... -

No alcanzó a terminar la frase cuando la rubia ya había echado carrera, él trataba de seguirla con la mirada pero cuando creía que la tenía ella se movía en otra dirección, una buena estrategia para rivales con espadas grandes como la del recluta, el movimiento de la joven cesó frente a el lanzando un corte horizontal, el cual fue bloqueado por el filo de la gran espada de Sieghart, quien tomaba la espada con sus dos manos, una en el mango y la otra en el lado sin filo, o en este caso el cuerpo de madera.

- Tsk. - Se quejó el recluta, pues el golpe no había sido nada fácil de detener.

El choque de las espadas resonó y los músculos del pelinegro se tensaron, sin duda no estaba frente a ninguna debilucha pues luchaba por mantener las dos espadas a raya, ambos solo tenían sus cuerpos para atacar, o al menos así lo veía el joven, pues la consideraba mucho más peligrosa si ésta moviese la espada con libertad, por lo que para no perder el tiempo lanzó una patada con su pierna zurda al estómago de la chica para alejarla y poder lanzar un mejor ataque.

(Off: Me resistí a colocar “This is Sparta”, pero mas o menos así va la patada xDDDD)

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Roy Mustang el Lun Mayo 23, 2011 1:02 pm

El dia era como cualquier otro, las nubes blancas en el cielo las gabiotas volando sobre el cuartel, el sol con un brillo que nunca se beria extingido, lo cual era normal, todo se encontraba en pura paz, solo que los demas marines estaban suficientemente aguitados como para molestar el descanso del joven Roy el cual se encontraba sobre el tejado del cuartel, este miraba discretamente asia abajo para observar a los marines, se movilizaban de aqui para aya y de aya para aca, lo cual solo probocaba una sonrriza en el rostro del joven, este por dicho motivo se mostro curioso, ante la situacion por lo cual bajo las escaleras, para asi diriguirse a los niveles inferiores, en su trascurso a los niveles inferiores, se pudo escuchar el choque de espadas no muy distante a el por lo cual se veia atraido para ver lo que pasaba.

Pocos minutos de caminata lo llebaron ahasta la parte trasera del cuartel, donde pudo ver a 2 personas al parecer marines por igual, pero le llamo mas la atencion aquella chica de cabellera dorada, pues tenia una agilidad y velocidad sorprendentes, este desde la parte superior pudo observar sus movimientos con lujo de detelles, lo cual le sorprendia, al ver la ejecusion de aquel ataque este movia su cabeza afirmando que habia sido un muy buen ataque, pero desafurtunadamente este fue bloqueado, no con facilidad, pero tampoco con mucho exfuerzo, al parecer la batalla esta empezando justo ahora por lo cual este se dispuso a dejar salir unas palabras.

Gira tu cuerpo en 360 grados y fleciona tus rodillas para realizar un corte de altura media..Dama de cabellos dorados.
avatar
Roy Mustang
Recluta

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Jue Mayo 26, 2011 10:28 am

El joven Marine observó como se acercaba otro recluta, al parecer de la misma edad que ellos por sus rasgos faciales, y aunque éste le comentó a la chica lo que podía hacer para un contraataque efectivo ella al parecer no se movía, por lo que a centímetros del impacto de la patada que había lanzado se detuvo y le gritó a aquel que acababa de llegar.

- Tú, que dices ser espadachín – Dijo en un tono claro haciendo referencia a las espadas que colgaban a ambos lados de su cintura – Deberías tener claro que en un duelo no deberías entrometerte.

Su enfado era normal, pues el duelo entre dos amantes de las espadas era considerado sagrado, y ser ayudado podía hacer ganar el combate, pero a la vez dañar el honor del combatiente. De la nada los altavoces Den Den Mushi se activaron y una voz gruesa emitió un mensaje para todo el cuartel.

- Atención a todos, este es el Capitán Hellbringer al habla, debo informarles a todos que en unas horas estaremos partiendo a Loguetown con motivo de la ejecución del Rey de los Piratas. Así que por favor vayan acercándose al Puerto número uno para abordar los barcos de transporte... - El azabache parecía sorprendido, aunque la noticia ya rondaba los mares no lo creía cierto, Gold Roger era conocido como el hombre más fuerte del mundo, y no era para menos, pues tenía ya muchos años escapando de la ley. - Ah sí, Sieghart, maldito, se que andas dormido por ahí, si no estás en el puerto en cinco segundos te haré limpiar los baños del tercer piso por tres meses, así que apresura que quiero el reporte de la mercancía.

- ¡Mierda! - Fue lo único que alcanzó a decir el recluta, el cual se zafó velozmente de la espada de la rubia y empezó a correr, casi tropezando con el recién llegado cuya primera impresión no le había agradado pero no le pareció mal, pues los hombres suelen tener debilidad ante las mujeres. - ¡Nos vemos en el puerto!

Luego de correr a toda velocidad divisó la figura del Capitán, un hombre fornido que medía más de dos metros, cuyos golpes eran tan fuertes que se rumoraba que podían hacer surgir lava del suelo, de ahí su apodo, en lo que el joven estuvo cerca de él tomó aliento y presentó el reporte tranquilamente.

- Las cajas solo contenían Berries, aunque una traía algunos objetos considerados de valor, estimo un total de 10 millones de Berries en esas tres cajas. - Un golpe al plexo solar del recluta lo mandó a volar hasta estrellarse con un barco a unos cien metros, el cual sin duda se abolló. - Doce segundos, espero que te guste tu castigo cuando volvamos. Ahora, entra en la línea y sube a un barco.

Luego de unos segundos de inconsciencia se volvió a levantar y con su mano en el pecho caminó lentamente a la linea de marines para colocarse entre los últimos.

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Roy Mustang el Jue Mayo 26, 2011 10:58 am

Al pasar de unos minutos para resia que aquella dama, se encontraba totalmente paralizada, pues no se notaba alguna reaccion en ella, nomas se podia ver como aquel recluta se escabullia de aquella situacion, y por su tono de voz al parecer se habia molestado por la interupcion que habia cometido el joven Roy y en un tono algo descontrolado, este le dejo saber al joven la falta que habia cometido en aquel momento.

Tú, que dices ser espadachín – Dijo en un tono claro haciendo referencia a las espadas que colgaban a ambos lados de su cintura – Deberías tener claro que en un duelo no deberías entrometerte.

Tras escuchar dichas palabras, este simplemente llebo su mano derecha asia su cabeza, para asi mirar aquel recluta y dejar salir unos bocablos.

Disculpa, no pense que fuera ah escucharse hasta aya.

menciono para asi colocar una leve sonrriza en su semplante y poco tiempo despues se pudo escuchar atravez de aquellos altavoces Den Den Muchi que habian sido activados dejando salir una voz gruesa.

Atención a todos, este es el Capitán Hellbringer al habla, debo informarles a todos que en unas horas estaremos partiendo a Loguetown con motivo de la ejecución del Rey de los Piratas. Así que por favor vayan acercándose al Puerto número uno para abordar los barcos de transporte... - El azabache parecía sorprendido, aunque la noticia ya rondaba los mares no lo creía cierto, Gold Roger era conocido como el hombre más fuerte del mundo, y no era para menos, pues tenía ya muchos años escapando de la ley. - Ah sí, Sieghart, maldito, se que andas dormido por ahí, si no estás en el puerto en cinco segundos te haré limpiar los baños del tercer piso por tres meses, así que apresura que quiero el reporte de la mercancía.

Este al escuchar aquel llamado simplemente le daba la espalda aquellos reclutas para asi empezar a caminar y en eso escucho la voz de aquel recluta llamado Sieghart, este al escucharlo levanto su mano derecha para afirmar que estaria en el lugar, luego de terminar de bajar las escaleras este inicio su travesia asia el puerto numero 1, y en unos cuantos minutos este llego hasta el lugar predestinado y al dar un par de pasos, este logro ver como un cuerpo paso a gran velocidad frente a el, este simplemente se quedaba parado y diriguia su mirada asia el lugar donde habia terminado, al parecer era el mismo sujeto de aquella vez, este pudo ver luego de unos segundos como se recupero y se diriguio asia la fila de marines, en eso el joven roy asia lo mismo y se coloco detras del recluta llamado Sieghart y coloco su mano derecha sobre su hombro y dejaba salir unas palabras.

Estas bien..y disculpa la interuccion en tu batalla..no era mi entencion.

Tras aquella palabras el joven retiro su mano para asi seguir caminando pues, no tenia damas que decirle, y en pocos segundos estos se encontraban mas serca de entrar en aquel navio que los transportaria hasta el lugar de la ejecusion del famoso pirata Gold D' Roger, la cual simplemente sos pecho que seria en el lugar que mas ejecusiones tenian anualmente y su lugar de nacimiento..Loguetown.
avatar
Roy Mustang
Recluta

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Jue Mayo 26, 2011 1:26 pm

[Off: Roy, dos cosas, si vas a copiar parlamentos de mis post trata de eliminar las acciones que hago, pues puedes confundir. Y por favor te pido que pases tus post por el Word, que si bien entiendo lo que quieres decir, la ortografía juega un papel fundamental en el juego de Roles, mientras mejor sea mejor se verán tus post y quedarás mejor como roleador.]

Luego de reincorporarse del golpe tomó un respiro y suspiró, aquel golpe habría quebrado su caja torácica si se hubiese querido, y no es que el Capitán fuese de esas personas buenas, sino que seguro tenía mucho más preparado para el flojo recluta. De pronto una mano se posó en el hombro del azabache, y una voz conocida preguntó por su estado físico y se disculpó por lo de antes, sin verlo estaba claro que se trataba del Marine que había interrumpido su combate, pero al ver que inmediatamente este se alejaba le gritó.

- Oye, tú, ¡¿A dónde crees que vas?! Debes formarte para poder pasar, venga, acá atrás conmigo... que somos los últimos, creo. - Y una vez ya calmado se dirigió de nuevo al recluta, esta vez más sereno. - Te pido disculpas por lo de antes, cuando me concentro mucho en un duelo suelo perder los modales, además, no te culpo, que la rubia te haya llamado la atención no es raro... - Su tono se tornó algo bromista al decir la última parte. - En fin, mi nombre es Sieghart, un placer conocer a otro recluta.

Colocó su mano frente al azabache para proceder al típico movimiento de manos que se acostumbraba al conocer a alguien y esbozó una sonrisa algo falsa, pero no porque no quisiera, sino por el dolor que aún tenía.

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Roy Mustang el Jue Mayo 26, 2011 9:21 pm


Tras pocos segundos de haber apartado su mano del joven este al parecer quiso adelantarse un poco para fue de tenido por el recluta llamado Sieghart, este se coloco donde le correspondía y tras eso pudo escuchar la voz del joven Sieghart, pidiendo disculpas por lo que había pasado antes, este simplemente le sonrió, para así dejar salir unas palabras.

Descuida, me lo tenia merecido..no debí haber interrumpido en su encuentro.

Menciono para así reír un poco, pero dejo de reír al escuchar el comentario sobre la dama de cabellera dorada, este simplemente miro asía el suelo, pero no duro mucho así, pues levanto su mirar para responderle al joven.

Tienes razón, no me explico como puede tener una chica como esa un cuerpo así, es increíble.

Menciono para así, simplemente seguir caminando tras Sieghart para abordar el navío que los llevaría hasta su destino, donde seria la ejecución del famoso Gold' D Roger
.
avatar
Roy Mustang
Recluta

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Aoi Kunieda el Vie Mayo 27, 2011 10:07 am

¿Existiría algo más apasionante que combatir contra alguien más poderoso que uno? Era la pregunta que surcaba en esos momentos la cabeza de la recluta de azulados cabellos. Según su punto de vista, dudaba que existiera algo capaz de compararse a la adrenalina generada al realizar aquel violento acto que tanto adoraban las personas como ella. Bárbaros que sólo son capaces de resolver sus problemas a golpes. Algo que en variadas ocasiones le había acarreado quejas de parte de sus superiores y castigos por insubordinación, sucesos bastante serios para alguien que aspira llegar a la cima algún día.

¡No te distraigas¡ - le escuchó decir a su capitán en el instante en que un potente puñetazo dio de lleno en su región abdominal; golpe que contaba con tal poder que lanzó su cuerpo hasta unas cajas de madera, visiblemente ordenadas, que se encontraba situadas tras ella.

¡Ouch! – se quejó al encontrarse en el piso cubierta por varias cajas de madera.

¡Eso te pasa por distraerte!. – le reprendió su capitán – De verdad crees que un pirata jugará limpio. Jamás lo hará. Aprovechará cada una de tus distracciones, por muy pequeña que sea, para atacarte a muerte así que nunca debes brindarle esa oportunidad. ¿Entendido?

Si – respondió afirmativamente con el objetivo de que su superior dejara de molestarla. Lo cierto era que el hombre tenía razón, un solo descuido podía terminar costándole la vida en el campo de batalla; cosa que Aoi tenía muy claro, pero que, por mero orgullo, jamás admitiría abiertamente.

Como ya comprendiste… – asintió con voz calma, dando a entender que le agradaba la respuesta de la problemática joven - ¡arregla el desastre que causaste y luego dirígete al puerto número uno! – la calma voz se desvaneció, siendo reemplazada por gritos que se podrían escuchar hasta el otro lado del mundo.

¡Qué!... – su mandíbula prácticamente se desencajó al saber que tendría que arreglar aquel montón de cajas que se encontraban desparramadas en el piso, pues mientras el hombre hablaba aprovechó de retirar cada uno de los objetos que habían caído sobre ella - ¡¿Por qué tengo que ser yo la que arregle este desastre?!...fue usted el que me lanzó en esa dirección – indicó acusadoramente al hombre con su dedo índice. A veces este último se las arreglaba para hacerla enfadar, tanto que en ocasiones creía que lo hacía por mero gusto.

No es mi culpa que te distraigas de esa forma. – sonrió socarronamente, causando que una vena apareciese en la frente de la agresiva recluta, mientras giraba su cuerpo e iniciaba su caminar hacia el interior del cuartel.

¡Maldito viejo!...uno de estos días me la pagaras – se quejó a viva voz en el instante en que comenzó a recoger cada una de las cajas caídas con el objetivo de ubicarlas nuevamente en su lugar de origen.

Labor que no resultó nada fácil de realizar. Tardó cerca de una hora en terminar de arreglar el desastre que había causado con ayuda de su molesto capitán y, apenas lo hubo acabado de ordenar, se dirigió al puerto número uno. Preguntándose una y otra vez el motivo por el que su superior la había citado en aquel sitio. Duda que no tardó en ser aclarada por la sonora voz del capitán Hellbringer que anunció la pronta ejecución del rey de los piratas, Gold Roger. Un hombre que, según la opinión de la joven recluta, era digno de admiración debido a que logró lo que muchos habían intentado para sólo fracasar...convertirse en el hombre más poderoso de aquellos mares. Sinceramente era una lástima que un personaje de ese calibre hubiese sido capturado, pues la peliazul siempre había soñado con enfrentarse a alguien tan poderoso como él; pero tal parecía que jamás tendría aquella oportunidad.

No tardó en llegar a su destino. El puerto número uno se encontraba repleto de marinos que se encontraban ansiosos por subir a los barcos que los llevarían a la esperada ejecución. Por su parte, la recluta de largo cabello azulado se limitó a ubicarse tras dos jóvenes de cabello azabache que se encontraban charlando y a depositar sus manos en los blancos bolsillos de su pantalón, elevando en el proceso parte de su amplio abrigo, mientras se disponía a esperar que la fila avanzase; aunque había que admitir que la espera no era uno de sus fuertes.
avatar
Aoi Kunieda
Recluta

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 21/05/2011
Edad : 30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Sieghart el Vie Mayo 27, 2011 2:05 pm

Rió mientras escuchaba la respuesta de su compañero, disimuladamente miró su mano diestra y la colocó en uno de sus bolsillos para continuar la charla.

- (Otro más que me deja con la mano en el aire, que pocos modales tienen los marinos de hoy día) – Se dijo a sí mismo, luego levantó su mano derecha y con esta dio unas palmadas en el hombro de su compañero. - Calma los caballos, vaquero, que venimos a hacer cumplir la ley, no a ligar. - soltó otras carcajadas para enfatizar que era a modo de broma.

Posó su mirada en la recién llegada y se dirigió a saludarla amigablemente, pues al parecer tardarían en subir al barco, se posó frente a ella pero cuando se disponía a soltar unas palabras una voz fuerte lo interceptó.

- Vamos, Sieghart, primero haciendo el vago y ahora distrayendo a otros reclutas... ¿estás seguro de que este es tu lugar? - La voz del Capitán Hellbringer era tan gruesa que podía asustar a osos gigantes, y por supuesto a reclutas también, y luego de negar con la cabeza el hombre les exclamó. - Ustedes tres vendrán conmigo, el que se niegue será expulsado de la Marina. - Y con esto caminó en rumbo a un viejo barco que se encontraba a unos doscientos metros.

La cara de sorpresa del azabache era impresionante, no le había dado tiempo siquiera de responder, por lo que al reaccionar procedió a disculparse con sus compañeros mientras caminaba al barco. - La he liado, les pido disculpas a ambos. - Dirigiéndose ahora a la chica balbuceó algo apenado. - Y más contigo, que no nos conocemos y ya te he metido en problemas, que al parecer es mi especialidad, me llamo Sieghart, pero eso ya lo sabrás de tantas veces que se grita mi nombre en este cuartel. - Dudó en estrechar la mano de la chica, pues ya dos lo habían dejado con la mano al aire, así que esperó a que ella lo hiciera. Se subió en el barco y esperó a ambos arriba.

[Off: Aoi, si Roy no está conectado salta su turno, crearé tema en mar abierto mientras vamos a Loguetown, lo mismo para ti Roy, si Aoi no está pues salta su turno, trataré de postear lo más rápido posible para avanzar.

http://onepiecestory.activoforo.net/t82-via-loguetown#318 Continuamos aquí.]

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Roy Mustang el Vie Mayo 27, 2011 5:49 pm

Tras escuchar las ordenes del Capita'n este empezo su caminar asia el barco para asi adentrarce en el.

[Roy Continua en el tema siguiente]
avatar
Roy Mustang
Recluta

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 21/05/2011
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día ajetreado en los cuarteles de la Marina

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.