Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Kora, peña !!
Vie Mar 09, 2012 6:00 pm por T-rot

» Hola a todo el mundo
Miér Dic 21, 2011 2:41 am por Rakuray

» FAQ del foro (o preguntas mas comunes)
Vie Jul 08, 2011 10:51 pm por Gintoki

» Sistema de poder
Miér Jul 06, 2011 9:59 pm por Gintoki

» Registro de PBs.
Dom Jun 19, 2011 3:55 pm por Pein

» Ficha de pein
Dom Jun 19, 2011 3:46 pm por Pein

» En direccion a Syrup
Sáb Jun 18, 2011 5:05 pm por Roy Mustang

» Roy Mustang
Sáb Jun 18, 2011 2:21 pm por Roy Mustang

» Presenciando la caída del Rey
Lun Jun 13, 2011 5:33 pm por Kailyn F. Lawson

Compañeros
One Piece Story
One Piece Story


Bleach Final Judgement

kuroshitsuji Rol
Rol Kuroshitsuji


Cuentos de Noreth

Visita al médico antes de dejar Loguetown

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Visita al médico antes de dejar Loguetown

Mensaje por Sieghart el Mar Jun 07, 2011 11:01 pm

El recluta dejó el lugar donde se disputaba el tesoro de Roger con una chica entre brazos, la pelirroja había sido herida defendiendo el lugar y el azabache, a pesar de tener sus brazos cansados por el combate y los bruscos movimientos realizados en él se esforzaba para llevar a su compañera al a un puesto médico.

- Es muy raro que te lleve cargada de esta manera y no nos conozcamos, así que me presento, Sieghart, recluta de la Marina. - Dijo aún concentrado en el camino por recorrer, y aunque se sentía tonto por armar tanto lío por un simple corte en la rodilla no quería correr riesgos, pues cerca de ella se encontraban ligamentos necesarios para el movimiento de la pierna.


De tanto correr finalmente encontró una casa con un cartel el cual indicaba que ese lugar era un centro médico, por lo que abrió la puerta de una patada al no poder hacerlo con sus manos y entró gritando por un doctor, mientras colocaba a la chica acostada en un mueble que se encontraba en el lugar y él se sentaba en el suelo a esperar.

[Off: Post corto, tuve que resignarme al explotarme todos los intentos anteriores.]

_________________

Sieghart, la leyenda. // Recluta


Vois-tu les ombres sur ton passage s'effacer.
Enfant de lumière. je veux être des tiens.
Au delà des doutes je rejoins ton combat.
avatar
Sieghart
Recluta

Mensajes : 110
Fecha de inscripción : 01/05/2011
Edad : 24
Localización : Venezuela.

Ver perfil de usuario http://onepiecestory.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita al médico antes de dejar Loguetown

Mensaje por Junko el Miér Jun 08, 2011 8:15 pm

[Off: welcome to my life~~ ¿ahora no es chistoso, no? ¬_¬U XD, de todas formas, perdoname a mi por el pseudo testamento, personajes no usuales hacen que me de vueltas en asuntos (?)]

Se ovillo contra aquel pecho que la invitaba a no forzar movimientos, no solo por su herida, sino también por que podría producir una caído estrepitosa de ambas partes, seguramente con ella siendo la más mal parada si la caída llegaba a ser hacía adelante. Mientras andaban en un tácito silencio podía notar como de vez en cuando los brazos del muchacho azabache temblaban, quizá también había llegado a luchar contra uno de aquellos ladrones y ahora, para colmo, debía cargar con ella. No podía evitar sentirse enojada con ella misma por lo sucedido, con ella y con el idiota que le dijo que el recubrimiento de los patines resistiría golpes de katana, ahora se aseguraría de probar fuera de una batalla real las cosas. Y dejo ahí los pensamientos, no deseaba retroceder al estrepitoso, por no decir humillante, momento donde se había confiado demasiado y había acabado con un manojo de sangre como rodilla.

Buscando algo con lo que despegar o desviar su mente comenzó a ser un poco más consciente de la situación en que estaba y también de como estaba. Llevaba las manos recogidas contra su pecho hechas puños mientras mantenía una mirada perdida escondida por su rojizo flequillo e incluso se había reclinado un poco sobre el desconocido durante su pequeña fase de ausencia motora y mental, separándose ahora con lentitud al mismo tiempo que el mismo rompía el silencio impuesto después que la sacara de la antigua estancia. Evitando pensar en como se vería todo busco donde había dejado sus pulmones y exhalo un suspiro para luego hablar con una calmada voz que no parecía ser de alguien que tenía la pierna sangrando, ¿debería quejarse un poco al menos, no?, pero su mente no tenía espacio en ese momento para algo tan poco trascendental como el dolor físico, había otras emociones y sentimientos más fuertes y presentes en ese momento.


Takeda Junko. - Susurro cohibida por su natural timidez, más por donde se encontraba, algo a lo que, por cierto, tampoco quería dedicar segundos pensamientos para no aumentar el sonrojo que ya presentaba hasta un tono semejante al de su cabello. Esto de conocer a gente no iba con ella, siempre acababan mal. Para ella. - Muchas gracias.

No había ni dicho las palabras cuando llegaron a aquel especie de hospital de la marina, se habría tapado los oídos al estar demasiado cerca del azabache, como no si la llevaba en brazos, cuando éste grito, pero el querer estática y ser lo menos notable posible para evitar ser una molestia mayor de lo que ya era manejaba sus movimientos con notable habilidad impidiendo que moviera músculo alguno. Fue dejada con suavidad sobre un mueble normal al tiempo que avisaban a los médicos para que llegaran con camillas dispuestos a tratar el asunto. Libre de la opresión de no querer ser una molestia espero sentada sobre dicho mueble colgando sus piernas que a pesar de la altura del mismo rozaban con facilidad el suelo por las ruedas y sus largas piernas juntas. Ugh. Sus ropas. Observo su jeans y no pudo evitar ladear la cabeza con cara de pesadumbre, era uno de sus favoritos, con un práctico cierre a la altura de la mitad del muslo ideal para retirar una parte del jeans y evitar que el roce entre la tela le molestara una vez patinara. Tomo uno de los jirones del pantalón con uno de sus delgados dedos y estiro la tela moviendo de paso su pierna, no era grave la herida, pero molestaba y tenía incrustado un poco del mismo jeans, por lo que no pudo evitar soltar una pequeña queja entre dientes al sentir como la descarga eléctrica subía por su pierna, pasaba a su columna y le laceraba el cerebro pidiéndole que dejara de hacer aquello. Lo médicos al fin llegaron y se tendió sin oponerse sobre la camilla que colocaron frente a ella por voluntad y mano propia, después de todo aún era capaz de caminar medianamente y una vez desactivado el sistema de sus patines, escondiendo las ruedas, no se iba a resbalar, aparte, la camilla estaba frente a ella y los médicos y todos a su alrededor solo estaban haciendo un gran problema de solo un corte y ella odiaba ser el centro de atención. Durante todo el tiempo que habían estado esperando había evitado deliberadamente mirar al joven que la había traído no solo por la vergüenza de haber sido un desastre en defender lo que fuera que había defender sino también por que el recuerdo de como había sido cargada era muy reciente. Demasiado. Venga, que ella era tímida por naturaleza y si en situaciones normales apenas era capaz de entablar una o dos palabras con un desconocido mucho menos dejarse carga, voluntariamente o no, por el mismo.

- Desgarren el pantalón por sobre la zona herida y traigan agua caliente junto a algún anestesiante, solución salina y material para coser. - Exclamo el médico a cargo. Varios enfermeros salieron raudos por el mismo pasillo a buscar lo pedido mientras otros dos tomaban cada extremo de la camilla y se presentaban listo para moverse hacía la habitación que el jefe encargara. - A5. - A la mención comenzaron a andar hacía una habitación a dos puertas de distancia mientras, ahora si y al fin, Junko observaba por debajo de sus lentes, provocando que viera algo borroso, al joven azabache en, quizás, una petición muda de que se quedara por que le debía una. El médico a cargo no se movió de su lugar frente a un sentado y tranquilo joven hasta que la camilla hubiera ingresado en la habitación y tras ellas los enfermeros que antes desaparecieron, una vez eso sucediera saco las manos de los bolsillos de su delantal. - Ha de esperar aquí, joven, hasta que terminemos de coserle los puntos, a pesar de que la herida es leve, se puede extender si no se hace.

Los primeros cinco minutos pasaron rápido, lo mismo con los quince y no fue sino hasta que la media hora pasara cuando el no joven médico saliera de la sala y se dirigiera hacía el muchacho fuera donde estuviera para comunicarle que si deseaba entrar a la habitación ya podía, después, desapareció diciendo que tenían que buscar un formulario que luego ambos, el azabache y la joven, tendrían que llenar, "rutina", dijo antes de ir por ellos. Los enfermeros salieron detrás de el, dejando solo a una enfermera que ayudaba a Junko a arreglar el asunto de su pantalón roto. Ambas trataban, con su femenina mente, de darle aún que fuera un poco de estilo a los jeans rotos, por lo que de manera unánime decidieron cortar la otra pierna del mismo hasta unas pulgadas más por debajo del corte de la otra pierna, desgarrando el pantalón para que quedaran aquellas hilachas blancas que tan bien se ven. ¿Resultado?, un mini short con la pierna derecha cortada un poco más arriba de la rodillas y la izquierda a la mitad del muslo. Satisfechas ambas mujeres con el resultado la enfermera se volvió para hacerle entrega de unas zapatilla sencillas ya que los patines, extraídos para la curación y dejados a un costado de la cama, no se los podía poner debido a la larga pierna que poseían y que podrían abrir su recién curado corte. No se quejo, por que tenían razón, pero se le hacía extremadamente extraño no usar sus patines.

Muchas gracias. - Sentía que estaba repitiendo mucho aquella palabra, Se volvió hacía la cabecera de la cama y observo con algo de pesar aquellas pseudas armas. Puso los ojos en blanco un segundo, su padre la mataría como se enterara que había perdido a la primera y no había hecho uso ni un poco del estilo de pelea familiar.
avatar
Junko
Recluta

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 26/05/2011
Localización : El cielo~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.